Oración a San Francisco Asís

San Francisco de Asís fue un santo y fundador de la orden franciscana. Nació en Asís, Italia, en 1181 o 1182, y murió en 1226. Fue un hombre de profunda devoción y renunció a su riqueza y estilo de vida acomodado para seguir el camino de la pobreza y la humildad. Fundó la orden de los Frailes Menores, también conocidos como franciscanos, y es conocido por su amor por la naturaleza y su cercanía con los animales. Es considerado el patrón de los animales y el medio ambiente.

Además de su vida de servicio y su amor por la naturaleza, San Francisco de Asís es recordado por su humildad y su deseo de seguir los pasos de Jesús.

Su vida y sus escritos inspiran a muchas personas a vivir con simplicidad y humildad, y su influencia se extiende mucho más allá de la Iglesia Católica.

En la Iglesia Católica, se celebra la fiesta de San Francisco de Asís el 4 de octubre.

La oración de San Francisco de Asís

La Oración a San Francisco Asís más popular que hemos podido recoger es la siguiente:

Señor, haz de mí un instrumento de tu paz.
Donde haya odio, siembre yo amor;
donde haya injuria, perdón;
donde haya duda, fe;
donde haya desesperación, esperanza;
donde haya oscuridad, luz;
donde haya tristeza, alegría.

Oh, divino Maestro,
que no busque yo tanto ser consolado como consolar;
ser comprendido, como comprender;
ser amado, como amar.

Porque dando es como recibimos;
perdonando, como somos perdonados;
y muriendo, como nacemos a la vida eterna.

Oración a San Francisco de Asis

Quién era San Francisco de Asís

San Francisco de Asís, cuyo nombre de nacimiento era Giovanni di Pietro di Bernardone, fue un santo y líder religioso cristiano nacido en Asís, Italia, en el año 1181 o 1182, y fallecido el 3 de octubre de 1226. Es una de las figuras más icónicas y veneradas en la historia de la Iglesia Católica y es conocido por su profundo compromiso con la vida de pobreza, humildad y amor a la creación de Dios. Aquí te presento algunos aspectos destacados de la vida y la espiritualidad de San Francisco de Asís:

  1. Juventud y Conversión: Francisco nació en una familia acomodada, pero su juventud estuvo marcada por la búsqueda de la diversión y la riqueza. Sin embargo, tras un período de enfermedad y reflexión, experimentó una conversión radical en la que decidió vivir una vida de pobreza y devoción a Dios.
  2. Fundación de la Orden Franciscana: En 1209, Francisco fundó la Orden de los Frailes Menores, también conocida como los Franciscanos. La orden se basaba en la vida de pobreza, humildad y servicio que él mismo practicaba. Los seguidores de Francisco se dedicaban a la predicación, la caridad y el cuidado de los más necesitados.
  3. Amor por la Creación: San Francisco tenía un profundo amor por la creación de Dios y consideraba a todas las criaturas como hermanas y hermanos. Se le atribuye el Cántico de las Criaturas, una oración en la que alaba a Dios por todas las formas de vida y elementos de la naturaleza.
  4. Estigmatización: San Francisco es conocido por ser el primer estigmatizado de la historia de la Iglesia. Según la tradición, en el Monte Alvernia, recibió las llagas de Cristo en sus manos, pies y costado. Estos estigmas eran considerados signos de su profundo amor por Cristo crucificado.
  5. Viaje a Egipto y Encuentro con el Sultán: En medio de las Cruzadas, San Francisco viajó a Egipto en un intento de predicar la paz entre los cristianos y los musulmanes. Durante su estancia, buscó un encuentro con el Sultán Al-Kamil, lo que muestra su compromiso con la paz y el diálogo interreligioso.
  6. Legado: San Francisco murió el 3 de octubre de 1226 en la Porciúncula, una pequeña iglesia cerca de Asís. Su legado perdura a través de la Orden Franciscana y su influencia en la espiritualidad cristiana. Se le conmemora el 4 de octubre, día de San Francisco de Asís, y es conocido como el patrón de los animales y el medio ambiente.

San Francisco de Asís es admirado por su vida de radicalidad evangélica y su dedicación a seguir el ejemplo de Jesucristo en su amor por los pobres y la creación. Su ejemplo continúa inspirando a personas de todo el mundo en su búsqueda de una vida de fe, amor y servicio.

¿Cuáles son los símbolos de San Francisco? ¿Cómo se le representa?

San Francisco de Asís se simboliza de varias maneras, a menudo a través de iconografía y elementos asociados con su vida y espiritualidad. Algunos de los símbolos más comunes que representan a San Francisco incluyen:

  1. El Hábito Franciscano: San Francisco se representa con el hábito marrón y capucha que caracteriza a los frailes franciscanos. Este hábito es un símbolo de su elección de vida de pobreza y humildad.
  2. Los Estigmas: San Francisco es a menudo representado con los estigmas en sus manos, pies y costado, que son heridas que, según la tradición, recibió de Cristo en el Monte Alvernia. Estos estigmas son un símbolo de su unión mística con Cristo crucificado.
  3. El Cántico de las Criaturas: Debido a su amor por la creación de Dios, San Francisco se representa a menudo rodeado de animales y la naturaleza. El Cántico de las Criaturas, una oración en la que alaba a Dios por todas las criaturas y elementos naturales, también es un símbolo importante de su espiritualidad.
  4. Un Lobo Manso: La historia de San Francisco y el lobo de Gubbio es un símbolo de su capacidad para traer la paz y la armonía incluso en situaciones difíciles. Se dice que San Francisco calmó a un lobo que aterrorizaba a la ciudad de Gubbio, lo que simboliza su amor y compasión por todas las criaturas.
  5. La Cruz de San Damián: San Francisco tuvo una visión de la Cruz de San Damián, que se convirtió en un importante símbolo de su vida y su llamado a reconstruir la Iglesia. Esta cruz se representa a menudo en la iconografía de San Francisco.
  6. Paloma y Cruces: La paloma es un símbolo del Espíritu Santo y se asocia con San Francisco debido a su relación con la Santísima Trinidad. También se le representa con cruces, ya que enfatizaba la centralidad de la Cruz de Cristo en su vida.
  7. Calavera y Huesos: A veces, San Francisco se representa meditando sobre una calavera o rodeado de huesos, lo que simboliza su enfoque en la mortalidad y su llamado a la penitencia y la vida austera.

Estos son algunos de los símbolos más comunes asociados con San Francisco de Asís. Estas representaciones visuales ayudan a recordar su vida de pobreza, humildad, amor por la creación y compromiso con seguir el camino de Jesucristo.