Salmo 16 – Origen y Significado

El Salmo 16 es uno de los poemas del Antiguo Testamento atribuido al rey David.

Es un salmo de confianza en Dios y de agradecimiento por su protección y bendiciones.

Se considera un salmo de sabiduría, que busca transmitir enseñanzas sobre la relación con Dios y la importancia de confiar en su providencia.

Salmo 16 Versión Reina Valera

1 Protégeme, oh Dios, porque en ti busco refugio.
2 Yo le digo al Señor: «Tú eres mi Señor; todas las cosas buenas que tengo vienen de ti».
3 Como todos los que son fieles a Dios en esta tierra, me deleito en ellos; y no tengo ningún deseo por toda la clase de gente que se aparta de Dios.
4 No hago sacrificios ni adoro a otros dioses; y me alejo de todos los que andan por caminos equivocados.
5 El Señor es quien me da todo lo que tengo. Él mantiene mi vida segura.
6 Las cuerdas que me atan cayeron en lugares muy agradables, y mi herencia es maravillosa.
7 Bendigo al Señor, quien me aconseja, aun en la oscuridad.
8 Tengo siempre presente al Señor, porque él está a mi derecha, y nunca dará un paso atrás.

Significado del Salmo 16

El Salmo 16 nos enseña a confiar en Dios y a reconocer que todas las buenas cosas vienen de él. Nos recuerda la importancia de alejarnos del mal y seguir el camino de la fidelidad a Dios. El salmista expresa su gratitud por las bendiciones recibidas y su compromiso de mantenerse fiel a Dios. Este salmo nos invita a reflexionar sobre nuestra relación con Dios y a buscar en él nuestra protección y sustento.

Salmo 16 Versión Reina Valera
Salmo 16 Versión Reina Valera