Requiem Aeternam

La oración del «Réquiem Aeternam» es una breve oración en latín que se usa comúnmente en la liturgia católica en el contexto de la Misa de Réquiem o en oraciones por los difuntos. Esta oración es parte del responso (respuesta) del Oficio de Difuntos, y su traducción al español es:

«Concédeles el descanso eterno, Señor, y brille para ellos la luz perpetua.»

La versión completa de esta oración en latín es:

«Réquiem ætérnam dona eis, Dómine, et lux perpétua lúceat eis. Requiéscant in pace. Amen.»

En español, la oración se traduce como:

«Dales el descanso eterno, Señor, y que la luz perpetua brille para ellos. Que descansen en paz. Amén.»

Esta oración expresa una súplica a Dios para que conceda el descanso eterno a los difuntos y que la luz perpetua ilumine su camino hacia la vida eterna. Es una parte significativa de las oraciones y liturgias dedicadas a las almas de aquellos que han fallecido.

Cuándo se utiliza el Requiem Aeternam

En un contexto litúrgico, la oración del «Réquiem Aeternam» se recita generalmente durante la Misa de Réquiem o en servicios religiosos dedicados a los difuntos, como parte del Oficio de Difuntos o durante el rito de sepelio. Aquí te presento un ejemplo de cómo podría ser utilizado:

Sacerdote: «Réquiem ætérnam dona eis, Dómine, et lux perpétua lúceat eis. Requiéscant in pace. Amen.»

Coro o fieles: «Dales el descanso eterno, Señor, y que la luz perpetua brille para ellos. Que descansen en paz. Amén.»

Esta oración suele recitarse después de las lecturas bíblicas y las intenciones de la Misa de Réquiem, o como respuesta durante el Oficio de Difuntos. En el contexto de la liturgia, se hace como una súplica a Dios para que conceda la paz eterna a los difuntos y les permita descansar en Su presencia.

oración por los fieles difuntos Oración de la Letanía de los Difuntos